Posts Tagged ‘pasiones desordenadas’

5.3 – LO QUE CONTAMINA AL HOMBRE

octubre 17, 2009

tropiezo

5.3 TODO SE DEFINE EN EL CORAZÓN

La victoria en esta lucha no se define en la mente sino en el corazón.

Aún si pudieramos tener la autoridad para contrarestar todos esos pensamientos destructivos tenemos que buscar la victoria en la fuente de los pensamientos.

Proverbios 4:23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida.

 

5.3.1 LO COTIDIANO PROVOCA REACCIONES CARNALES EN MÍ

El único poder que el enemigo puede usar para lastimarte está adentro tuyo.

¿qué daño puede hacerte una bofetada?

Sin embargo te destruye porque lastima tu orgullo, te sentís herido y reaccionás, muchas veces la reacción es más destructiva que la causa.

Hay muchas formas de poner la otra mejilla, se puede poner la otra mejilla en la carne.

Hay que tener mucha paz interior y mucha autoridad espiritual para poner la otra mejilla con fe.

Lo cotidiano nos provoca, el roce, el ritmo, la violencia.

El vivir en un mundo rebelde estimula continuamente nuestras reacciones carnales.

Los medio de comunicación, la música,

 

5.3.2 LA CARNE

La Biblia emplea a menudo la palabra “carne” para referirse al hombre en su estado imperfecto, ‘concebido en pecado’ por ser prole del rebelde Adán.

Efesios 2:3 entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.

Mateo 26:41 el espíritu [la fuerza impelente que emana del corazón] está pronto, pero la carne es débil

Tenemos una lucha constante; el Espíritu Santo de Dios es una fuerza que impulsa hacia la justicia, mientras que la carne pecaminosa guerrea continuamente contra la influencia del espíritu y ejerce presión para inducir a la persona a realizar las obras de la carne.

Romanos 7:18-20 Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí.

Gálatas 5:17 Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisie

En Gálatas 5:19-23 se contrastan las obras de la carne pecaminosa con el fruto del espíritu.

Es un traidor que habita en mi. Me boicotea todo intento de hacer la voluntad de Dios y de espiritualidad

 

5.3.4 SATANÁS PROCURA REPRODUCIR SU CARÁCTER:

Satanás como Cristo quiere reproducir su carácter en tí

Hay dos actitudes básicas que quiere sembrar

EL ORGULLO Y LA REBELIÓN

Satanás siembra la semilla que lo hizo caer.

Isaías 14:13-14 Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.

Jesús reconoció este germen en el mensaje “misericordioso· de Pedro

¡Ten compasión de tí! Y Jesús reconoció la mano de Satanás. Mateo 16:22-23

Tienes derecho a ser feliz, no sufras, defiende tus derechos

El objetivo es que te rebeles

Job 2:9 ¿aún mantienes tu integridad. maldice a Dios?

1 Timoteo 3:6 no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo.

MENTIRA

Juan 8:44 Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.

 

5.3.5 QUE SATANÁS NO TENGA NADA EN MÍ

Tenemos que poder decir como Jesús

Juan 14:30 No hablaré ya mucho con vosotros; porque viene el príncipe de este mundo, y él nada tiene en mí.

Romanos 12:2 No seas vencido de lo malo, del maligno

Juan 10:1,10 El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador, El ladrón no viene sino para hurtar y matar (debilitar) y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Lucas 11:35 Mira pues, no suceda que la luz que en ti hay, sea tinieblas.

 

5.3.6 PASIONES DESORDENADAS

Aquello que contamina al hombre no está afuera sino adentro.

Mateo 15:18 Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre.

Estas pasiones desordenadas (los celos, las envidias, las ambiciones, el enojo, el temor, etc) son la que generan y potencian en nuestro interior pensamientos contaminantes,

Son esas pasiones carnales con las que tenemos que trabajar.

Que le permiten a Satanás obrar en nuestras vidas

Tenemos que sanar y ordenar nuestras pasiones

Génesis 4:5-7 Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante. Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante? Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.

El pecado está a la puerta.

De tu interior surgen los malos deseos.

Nuestra responsabilidad es enseñorearnos de los malos deseos, que surgen por este trabajo demoníaco en nuestras mentes y en nuestras fortalezas.

Cuando no nos enseñoreamos de ellos nos ensañamos.

El deseo nos gobierna nos controla.

Es una escalera en la que vamos descendiendo y se va gestando el pecado.

Se decae nuestro semblante, bajamos la guardia y concebimos el pecado

 

5.3.7 PENSAMIENTOS DESORDENADOS.

Una vez que estoy en la carne esas pasiones desordenadas son las generadores de pensameintos desordenados.

Dan lugar a un monólogo interno que no es monólogo sino que es un dialogo con esos demonios perturbadores.

Los pensamientos suben del corazón. Son pensamientos poderosos que generan y conciben el pecado.

Génesis 6:5 Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.

Mateo 15:19 Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.

 

5.4 TODO TERMINA EN LA VOLUNTAD

 

5.4.1 BUSCAR UN CORAZÓN QUEBRANTADO

Donde hay tinieblas, donde hay rebelión el enemigo tiene potestad para obrar en nuestras vidas.

Proverbios 16:18 Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída la altivez de espíritu.

Cuando hay orgullo, no hay autoreflexión, no hay discernimiento.

El corazón está apto para todo obrar demoníaco.

Donde hay quebrantamiento, el enemigo tiene que huir.

Santiago 4:6-7  Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes. Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.

Apocalipsis 12:11 Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.

Donde hay humildad y mansedumbre el enemigo no tiene como actuar.

 

5.4.2 HACED MORIR LO TERRENAL

Colosenses 3:5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;

1 Juan 2:15-17 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

Al no rechazar lo carnal le doy lugar a la carne

Ante de la conversión no podía resistirme a la carne

Efesios 2:3 entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.

En la conversión Jesús me ha dado el gobierno.

El pecado no se enseñoree de mí.

Romanos 6:12-14 No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia. Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 36 seguidores